07 septiembre 2009

Araña

Una historia tibetana cuenta que un estudiante de meditación, mientras meditaba en su habitación, creía ver a una araña descendiendo en frente de él. Cada día la criatura amenazadora volvía, creciendo más y más cada vez. Tan asustado estaba estudiante, que fue donde su profesor a contarle su dilema. Le dijo que planeaba colocar un cuchillo en su regazo durante la meditación, así cuando apareciera la araña la mataría. El profesor le aconsejó en contra de este plan. En su lugar, le sugirió que trajera un pedazo de tiza a la meditación, y que cuando apareciera la araña, marcara una X en vientre de la araña. Y que luego le contara.

El estudiante volvió a su meditación. Cuando apareció la araña otra vez, se opuso al impulso de atacarla, e hizo lo qué el maestro sugirió. Cuando más tarde fue a contarle al maestro como le había ido, el profesor le dijo que se levantara su camisa y mirara su propio vientre. Ahí estaba la X.

3 comentarios:

  1. Todos somos estudiantes. Buena elección.

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado impresionada, soy tejedora y nunca había oído, ni leído de esta historia. Que verdad es que todo está en la mente.

    ResponderEliminar
  3. siempre estamos viendo defectos, imaginando fantasmas donde no los hay, todo esta en la mente

    ResponderEliminar